Viajar con diabetes: Consejos para un viaje sin preocupaciones
La diabetes no debe ser un impedimento para vivir una vida plena. Te contamos algunos consejos para viajar con diabetes sin preocupaciones ni complicaciones.

Consejos para viajar con diabetes


Tener diabetes no debe ser un impedimento para llevar una vida plena y disfrutar de ella como cualquier persona. Es importante estar siempre preparados y cuidar de nuestra salud con mayor atención, en especial al salir de casa o cambiar de rutina. Los viajes no son la excepción. A continuación encuentras algunos consejos para viajar con diabetes sin complicaciones.

Aprende mucho más sobre diabetes tipo 1 y su manejo accediendo sin costo a nuestros programas de educación y apoyo. Inscríbete aquí para ser miembro de DiabetesLATAM y beneficiarte de nuestras iniciativas y eventos.


Consigue un seguro de salud para viajar con diabetes 


Antes de viajar, asegúrate de adquirir un seguro de viaje adecuado. Debe cubrir las posibles complicaciones de salud derivadas de la diabetes y condiciones de salud preexistentes. Si es un viaje internacional, revisa tus productos financieros incluyen un seguro de salud con cobertura en tu destino.


Investiga qué tan apto es tu destino para viajar con diabetes

 

Averigua si es posible obtener insulina e insumos en el lugar que estás visitando y dónde. Investiga si hay suficientes centros médicos y qué tan bien adecuados están. Ten a la mano líneas de asistencia médica locales.


Empaca insumos suficientes para viajar con diabetes


  • Carga una receta o fórmula médica reciente

  • Viaja con una carta de tu médico indicando tu condición y los insumos que debes llevar a la mano. Lleva una copia traducida de ser necesario.

  • Empaca tres veces más insulina, tiras reactivas, lancetas, agujas y tabletas de glucosa de lo que esperas necesitar. No sabes si el viaje pueda alargarse o complicarse.

  • Si usas bomba de insulina, empaca plumas de insulina o viales y jeringas en caso de que deje de funcionar.

  • Lleva una bolsa fría para evitar que la insulina se caliente demasiado.

  • Porta algún tipo de identificación de diabetes, como un brazalete de alerta médica, en especial si dependes de inyectarte insulina.

  • Guarda los datos de contacto de tu médico para contactarlo en caso de consultas o complicaciones durante el viaje.

  • Lleva siempre contigo alimentos y fuentes rápidas de glucosa, como caramelos y jugos de fruta.

  • Incluye baterías para el medidor continuo de glucosa o repuestos para la bomba de insulina, si los usas.

Distribuye bien tus insumos y medicamentos

  • Divide insumos, medicamentos y documentos entre el equipaje de mano y el de bodega en caso de pérdida o retrasos.

  • Lleva tu insulina en la maleta de mano para protegerla del calor.

Consulta con tu médico recomendaciones para viajar con diabetes


Habla con tu equipo médico sobre si es recomendable viajar con diabetes a tu destino. Solicita recomendaciones especiales. Si vas a cambiar de zona horaria, pregunta cómo manejar el control de glucemia en esta situación.


Habla con tu aerolínea sobre posibles prohibiciones en equipaje


Si utilizas una bomba de insulina o microinfusora, o un monitor continuo de glucosa, consulta previamente con tu aerolínea si es posible llevar estos equipos a bordo. Algunas aerolíneas requieren documentación para el equipo médico y para ciertos medicamentos.

Investiga sobre los controles de seguridad en aeropuerto

  • No pases tu bomba de insulina por escáneres de aeropuerto o máquinas de rayos X. Informa previamente a la seguridad del aeropuerto sobre esto.

  • Puedes llevar contigo suministros médicos, incluyendo jugos y otros líquidos en cantidades limitadas. Investiga las condiciones con anticipación.

Prepárate para los cambios de horario

  • Sigue tu horario normal al menos hasta el aterrizaje.  

  • Si durante el viaje mantienes tu rutina y horario de siempre, la dosificación de comidas e insulina será más fácil. Recuerda ajustar tus relojes para esto.

Monitorea tu glucemia más seguido y sé más cuidadoso al viajar con diabetes


Finalmente, te recomendamos realizar más pruebas de azúcar en la sangre mientras estás viajando. Los cambios de clima, horario, alimentación y rutina pueden afectar tus niveles de glucosa en sangre y aumentar tu riesgo de hipoglucemia e hiperglucemia

Es posible que debas cambiar tus dosis de insulina según la temperatura y diferentes actividades que realices en el viaje. Habla de esto con tu médico. Si tomas el sol o te expones a altas temperaturas, sé aún más cuidadoso con tu glucemia.

No olvides mantenerte muy bien hidratado(a), en especial en el avión, en clima cálido y durante actividades físicas.

Intenta viajar acompañado y/o avisar a quienes comparten espacios de viaje contigo sobre tu tipo de diabetes y cómo actuar ante posibles situaciones de emergencia. 

Menstruación con diabetes: ¿qué esperar y cómo manejarla?
Conoce el impacto que los cambios hormonales de la menstruación pueden afectar el control del azúcar en la sangre y cómo sobrellevar la menstruación con diabetes.